Copa Movistar Torneo Clausura

15 de Noviembre de 2017 11:00

¡Estamos en el mundial!

¡Estamos en el mundial!

Por fin ya no necesitaremos volver páginas de años atrás para ver las últimas postales de Perú en un mundial. Ya no será necesario desempolvar las páginas amarillentas de los diarios para ver las fotos de algarabía de los hinchas. Hoy, los dirigidos por Ricardo Gareca, a quien le debemos gran parte de este hecho histórico, lograron vencer 2-0 a Nueva Zelanda, y volver a un mundial tras 36 años.


Desde el arranque, Perú mostró una faceta totalmente diferente a la mostrada en Wellington. Con Advíncula por derecha, la selección ganó mucho más peso ofensivo y velocidad. Justamente, el lateral del Lobos BUAP fue el primero en llevar peligro al pórtico de Marinovic, luego de que un disparo suyo se estampara en el poste a penas a los 2 minutos de juego.


Pese a ello la “blanquirroja” mantuvo la calma y no bajó la intensidad. Una mano de Reid dentro del área no sería cobrada por el árbitro francés Turpin. Hasta que a los 28’, un contragolpe liderado por Cristian Cueva terminó en los pies de Jefferson Farfán, quien sin pensarlo dos veces controló a la altura del punto de penal y fusiló la portería para poner el primero. Con la camiseta número “9” tapando sus lágrimas de la emoción, la “foquita” le dedicaba esta tanto de la clasificación a su compañero de toda la vida, aquel con quien se cansó de hacer goles en las inferiores de Alianza Lima: Paolo Guerrero.


El tanto obligo a la visita a salir a buscar el partido, lo cual dejó espacios. Sobre los 40’ del primer tiempo, un remate de Miguel Trauco picaría un par de metro antes del portero del Vancouver Whitecaps, quien daría un rebote. Este sería impactado por el “10” de la selección, sin embargo, el compañero de club de Yordy Reyna sacaría una mano magistral para evitar el segundo de la “bicolor”. El primer tiempo no daba para más


Para la segunda mitad, el técnico Anthony Hudson decidió el ingreso de su figura Chris Wood. Sobre los primeros minutos, el delantero del Burnley generó varios problemas para Ramos y Rodríguez. Sin embargo, no estuvo fino de cara al arco. La visita empezaba a apoderarse de los balones sueltos en el medio campo, sin embargo, cuando corría el minuto 65’, un tiro de esquina cobrado por Cristian Cueva encontró a Christian Ramos. El zaguero nacional sacó un remate potente para poner el segundo y desatar la locura en las tribunas y todos los rincones del país.


Ya con la ventaja a su favor, los ingresos de Yotún y Carrillo permitieron tener más el balón y controlar el ritmo del partido. Los minutos fueron pasando, hasta que el árbitro francés se llevó el pito a la boca y lo hizo sonar. Ese pitido que tantos peruanos esperamos por años escuchar, por fin llegó a nuestro oídos. Turpin dio por finalizado el partido, y tras 36 años, Perú volverá a disputar un mundial. 

Tags