21 de Junio de 2021 12:28

Sergio Peña, de ver la última victoria de Perú ante Colombia cuando era un escolar a marcarle un tanto por la Copa América

Sergio Peña, de ver la última victoria de Perú ante Colombia cuando era un escolar a marcarle un tanto por la Copa América

Por: Aldo Cadillo / andre.cadillo@nixlat.com
Twitter: @aldo_cadillo

Sergio Peña (Lima, 1995) tiene quince años y faltan pocos minutos para las cuatro de la tarde. Es el sábado 16 de julio y el adolescente empieza a buscar un televisor para ver el partido ente Perú y Colombia. El cotejo, válido por los cuartos de final de la Copa América Argentina 2011, tiene a su tío Paolo Guerrero en el campo de juego. Viéndolo a través de una pantalla, recuerda la prueba masiva que realizó en Alianza Lima cuando tenía nueve años y, después de pasarla, aún escucha la voz del técnico diciéndole: “¡Qué! Eres sobrino de Paolo y no lo cuentas”. A Sergio siempre le gustó que lo resalten por su talento futbolístico, no por sus lazos de sangre.

TAMBIÉN LEE: Ricardo Gareca: “El equipo está tratando permanentemente de superarse, sobre todo ante la adversidad” (VIDEO)

Emocionado por el triunfo 2-0 con goles de Carlos Lobatón y de Juan Manuel Vargas, tras asistencia de Paolo Guerrero, el alumno de la Institución Educativa Pedro Ruiz Gallo llegó feliz al colegio el día lunes. Compartiendo sus horarios de estudio con los entrenamientos en Alianza, Sergio Peña siempre ha recordado la disciplina que le instauraron en el colegio y en el club. 

El golpe

Una vez yo había sacado un par de rojos en la libreta del colegio y teníamos un partido y él me dijo ‘no te cambies, que no vas a jugar’”, cuenta Sergio Peña recordando a Marcelino Salinas, entrenador en las menores de Alianza Lima. Teniendo presente siempre el tema de la disciplina, el volante ha sido uno de los jugadores más constantes en el extranjero. Luego de su paso por el fútbol de España y de Portugal, llegó la gran oportunidad de ser llamado a la categoría mayor de la Selección Peruana.

Pasando el proceso de las Clasificatorias Sudamericanas a Rusia 2018, Sergio Peña viajó con el grupo de la Selección Peruana y se instauró en San Galo, un hermoso valle incrustado entre el lago de Constanza y los Alpes suizos. Pero las malas noticias llegaron y ‘Peñita’ tuvo que dejar la concentración pues no fue tomado en cuenta para ir a Rusia 2018. Noche triste en la habitación de su hotel, cuenta el volante que al primero que le comentó, sobre la decisión de Ricardo Gareca, fue a su tío Paolo Guerrero.

Fue muy complicado para mí y me afectó muchísimo. Recuerdo que, ni bien me dieron la noticia, le escribí a Paolo, quien a los pocos segundos me tocó la puerta de mi habitación. Se apareció con Jefferson (Farfán) y Carrillo, quien es mi mejor amigo en el fútbol. Me hablaron muy bonito y entendí que debía irme contento porque formaba parte del grupo que clasificó a un Mundial después de 36 años“, comentó Sergio Peña en un live que realizó por su cuenta de Instagram hace algún tiempo.



Eclesiastés 3:1

Convocado a la Copa América, Sergio Peña no tuvo un buen partido ante Brasil. Partiendo como titular, tuvo la confianza del profesor Ricardo Gareca y volvió a ser titular ante Colombia. Con la estadística negativa de no haberle ganado desde hace diez años, Sergio Peña ingresó al camerino con el recuerdo de aquel 2-0 a favor del 2011. Se enfundó el número ‘8’ y salió con la cabeza en alto al césped del estadio Olímpico de Goiania.

Atento, y de buena distribución en el juego, encontró un rebote tras un remate del mediocampista Yoshimar Yotún. En su segundo cotejo por la Copa América, Sergio Peña marcó su primer gol con la camiseta de la Selección Peruana. Contribuyendo con el triunfo, ‘Peñita’ ayudó a reescribir las estadísticas por Copa América. Su gol contribuyó a que se rompa una racha negativa de diez años.

Su tanto también lo renovó de confianza y de fe. Sï, esa fe que tuvo para seguir luego de su no convocatoria al Mundial Rusia 2018, y esa fe para que tiene tatuada su tío Paolo Guerrero en el cuello. A veces no solo se comparte la línea sanguínea; sino, también, el talento. Los tiempos de Dios son perfectos y Sergio Peña ahora sabe de eso.